Terapia cognitiva e Hipnosis en la actualidad

Escuela EOH

Desde sus orígenes, la Hipnosis ha trascendido a través del tiempo, dejando una huella que se remonta al antiguo papiro de Ebers, aproximadamente 3.000 años a. C. Este ancestral arte ha experimentado una evolución notable y en la actualidad cuenta con el reconocimiento y respaldo científico. La Hipnosis, en conjunción con la terapia cognitiva, se presenta como una herramienta valiosa que ha perdurado y evolucionado a lo largo de los siglos. De esta forma, brinda beneficios respaldados por la ciencia contemporánea.

Descubre cómo la Hipnosis, en combinación con la terapia cognitiva, emerge como una poderosa herramienta terapéutica
Descubre cómo la Hipnosis, en combinación con la terapia cognitiva, emerge como una poderosa herramienta terapéutica

Según Weitzenhoffer:

Es crucial distinguir entre los términos «Hipnosis» e «hipnotismo», que se refieren al proceso hipnótico. La diversidad de teorías sobre la Hipnosis genera desacuerdos significativos, destacándose el debate entre la concepción de la Hipnosis como un estado particular de conciencia y la teoría del no estado.

Aunque este debate tiene relevancia en la investigación, su aplicación terapéutica es más concreta. La Hipnosis, según Ramos, es una técnica terapéutica que, combinada con diversas estrategias, puede potenciar su efectividad y reducir la duración de la terapia.

Esta afirmación se respalda con amplia investigación en diversas enfermedades, respaldada por estudios metaanalíticos, como los realizados por Barrios, Kirsch y Kirsch, Montgomery y Sapirstein. En estudios sobre insomnio, dolor, ansiedad y obesidad, los pacientes tratados con técnicas cognitivo-conductuales catalizadas por Hipnosis mostraron mejoras significativas, alcanzando hasta un 70% de mejora en comparación con grupos de control.

Avances Científicos y Aplicaciones Terapéuticas: La Hipnosis como Potenciador de la Terapia Cognitiva Conductual

Investigaciones revelaron que la terapia hipnótica no solo mejoró los resultados inmediatos sino que también generó mejoras sostenidas en comparación con la terapia cognitiva conductual sola. Esto lleva a la conclusión de que el entrenamiento rutinario en terapia cognitiva conductual debería incluir técnicas de Hipnosis.

Zarren y Eimer destacan las cualidades fundamentales de la Hipnosis, como la relajación profunda, la inconsciencia y el automatismo. Estas facilitan un aprendizaje terapéutico más rápido a niveles cognitivos, emocionales y fisiológicos.

Las aplicaciones clínicas de la Hipnosis ahora abordan una amplia gama de problemas psicofisiológicos, desde el trastorno de estrés postraumático hasta el dolor, las fobias, la depresión reactiva, la obesidad y el tabaquismo, entre otros.

Investigaciones recientes sugieren que el tipo de síntomas presentados por el paciente está vinculado a su grado de sugestionabilidad. El modelo de Wickramasekera destaca la importancia de categorizar a los sujetos según su nivel de sugestionabilidad para prever el desarrollo potencial de problemas específicos.

Desde los estudios pioneros de Weitzenhoffer y Hilgard sobre la Escala de Susceptibilidad Hipnótica de Stanford en sus formas A y B. La literatura científica sobre la Hipnosis ha experimentado un notable crecimiento desde la década de 1950. Revistas especializadas como el «International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis», «American Journal of Clinical Hypnosis» y «Contemporary Hypnosis» contribuyen al continuo avance en este campo.

¿Qué es exactamente el entrenamiento autógeno?

El término «autogenerado» es la abreviatura de «entrenamiento autógeno». Este sistema fue una de las contribuciones más significativas de la psicología y la medicina europeas en el siglo XX. La Hipnosis tendría un papel en sus orígenes. Para ser justos, debemos afirmar que el Entrenamiento Autogénico (AT) es un tipo de autohipnosis.

Cuando Schulz fue aprendiz de hipnoterapia con Oskar Vogt, notó que las diferentes respuestas que caracterizan la actividad del sistema nervioso parasimpático estaban presentes en casi todas partes:

  • Extremidades
  • Manos y mesas pesadas
  • Pies calientes
  • Respiración lenta.

Decidió probar el asesoramiento directo para estimular estas influencias de manera auto aplicable.

Luego, los sujetos decían de manera repetida:

«mi brazo derecho es pesado» hasta que alcanzaban ese peso o repetían una lista de sugerencias conocidas como «fórmulas autógenas» destinadas a causar lo que Schultz llama un «cambio neurovegetativo».

A partir de la década de 1920, el método del autor se extendió desde Alemania a otros países europeos y Estados Unidos. A partir de 60 estudios que se publicaron entre 1952 y 1999, un metanálisis evaluó el impacto clínico de los EA.

Por otra partes, al hablar de las aplicaciones más exitosas han sido en casos relacionados con las migrañas, la hipertensión esencial moderada, la cardiopatía coronaria, el asma bronquial, los trastornos somáticos, la enfermedad de Raynaud, los trastornos de ansiedad, la depresión moderada y los trastornos funcionales del sueño.

¿Cómo funciona la relajación progresiva en la Hipnosis y la terapia cognitiva?

Un derivado de la Hipnosis, la Relajación Progresiva (PR) es comparable a la EA. Edmund Jacobson, su autor, estaba buscando un método para reducir la tensión muscular después de notar que los pacientes con frecuencia no tenían conciencia de su tensión.

En 1934, lanzó su primer libro para el público en general y luego un libro más técnico para profesionales en 1938. Su técnica se basa en tensar y relajar secuencialmente determinados grupos musculares en un orden determinado. Fueron posibles 200 sesiones y, durante este tiempo, se pudieron trabajar quince diferentes grupos musculares.

El objetivo era que los sujetos pudieran identificar niveles muy bajos de tensión. Según Jacobson, cuando uno estaba completamente relajado, las imágenes mentales no existían. Como Wolpe es consciente de que la relajación muscular es una respuesta incompatible con la ansiedad, adopta el método de Jacobson para trabajar la desensibilización sistemática.

Las ventajas de la relajación progresiva radican en su facilidad de uso, tanto en medicina como en el domicilio del paciente. Sin embargo, los métodos hipnóticos tienen una mayor tasa de producción y una gama más amplia de posibles fenómenos. Algunos autores han argumentado a favor de combinar los dos métodos.

La Meditación

Según Claudio Naranjo, el término «meditación» se ha utilizado para describir una variedad de prácticas que son tan diferentes entre sí que es difícil dar una definición única:

«En términos generales, podríamos hablar sobre la meditación como un foco de la mente, para reducir el pensamiento de actividad mínima. Cuando un «yo» personal se desvanece temporalmente a favor de la unión con una conciencia universal, tiene sentido tanto desde una perspectiva oriental como occidental.

El yoga, el zen, el chi-kung y otras formas de misticismo están estrechamente relacionados con la meditación y en la oración contemplativa en el cristianismo. El yoga es la prevención de los cambios mentales, según Patanjali.

Dado que la meditación tiene un componente espiritual que trasciende la metodología y los objetivos científicos, es un desafío incorporarla a la psicología y la medicina moderna. Se ha comprobado que cuando las prácticas de meditación están desprovistas de su elemento trascendente, resultan sumamente eficaces en el tratamiento de determinadas patologías.

Benson, que adapta la meditación para un uso más puramente clínico al omitir componentes que pueden ser más difíciles de evaluar, es un ejemplo de este tipo de aplicación.

Jorge Juan Roca Jorge Juan Roca (168 Posts)

Soy un experto en hipnosis clínica y psicología con una destacada carrera profesional. Desde 1991, tengo un doctorado honoris causa en Hipnosis Clínica y soy profesor titular en la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), España, donde también me licencié cum laude. Trabajo en la Consejería de Sanidad Pública de Valencia y presido varias organizaciones, incluida la Federación Internacional de Asociaciones de Hipnosis Clínica (FIAHC) y la revista Hipnosis Magazine. Tengo un doctorado en Psicología Clínica (USA, registro UD82290PS91507) y soy especialista en adicciones, diagnóstico clínico, y terapias alternativas. He escrito 34 libros sobre Hipnosis Clínica y soy director en EOH. Además, administro HPsis Hipnoterapia Clínica SL y Jorge Juan Producciones SL. Formo parte de la Sociedad Internacional de Hipnosis Clínica (SIHC), el Consejo Latinoamericano de Hipnoterapeutas, y el Institute of Professional Psychologists. Soy un psicoterapeuta reconocido internacionalmente y conduzco el programa "La Salud esta tarde" en Radio COPE. Para más información, visita mi perfil en LinkedIn, también conocido como Joan Luz.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *