Mesmer: Magnetismo animal e Hipnotizador

Escuela EOH

Franz Anton Mesmer fue representado con frecuencia como uno de estos estafadores durante la era de la Razón. El 23 de mayo de 1734 marcó el nacimiento de Mesmer en Ignanz. Al principio, mostró un interés por la teología y el derecho canónico. Sin embargo, a la edad de veintiocho años, tomó la decisión de seguir la carrera de medicina, inscribiéndose en un programa en una universidad de Viena.

El 23 de mayo de 1734 marcó el nacimiento de Mesmer en Ignanz. Al principio, mostró un interés por la teología y el derecho canónico.

Recibió su título en 1765 defendiendo su disertación sobre el impacto de la luna y los planetas en la salud y la enfermedad. Con la ayuda de imanes, usó su posición y riqueza para abrir un consultorio donde pudiera usar su imaginación.

John Canton descubrió cómo crear imanes artificiales simplemente frotando hierro o acero en 1750. Este acontecimiento hizo que Mesmer se preguntará si tal vez todo en la naturaleza tenía poderes que podían manifestarse mediante la acción sobre otros cuerpos sin asociación química o contacto físico. Fluidum comenzaba a tomar forma en su mente poco a poco.

Sus inicios

Mesmer descubrió en 1774 que Maximilian Hell, el astrólogo de la corte de la emperatriz María Teresa, dedicó su vida a curar a sus pacientes mediante la implantación de imanes de acero de varios tamaños y formas en las partes del cuerpo que creía que estaban enfermas. Fue a una sesión de sanación y se enamoró.

En su investigación inicial, descubrió que el uso de imanes inicialmente empeoraba el dolor. Sin embargo, hubo un período de inactividad tranquila después del empeoramiento gradualmente se recuperó por completo. La preparación del paciente para recibir tratamiento también es importante.

En ese momento, Mesmer había hecho un progreso significativo y acababa de darse cuenta de que los fluidos magnéticos podían fluir directamente desde su cuerpo alterado magnéticamente para tratar a los pacientes sin necesidad de imanes en este punto había tenido bastante éxito.

Continuó creyendo que la atmósfera magnética y el contacto indirecto entre el paciente y un objeto magnetizado, por lo general un recipiente con agua que contenía, además de piezas de vidrio y virutas de metal, eran igualmente importantes a pesar de saber que la transmisión de la fuerza magnética por contacto directo era el componente más crucial del tratamiento.

Después de que Mesmer dejará Viena en 1778 debido a los celos de sus colegas vieneses, recibió numerosos honores y estableció allí una práctica. Estaba ganando pacientes de forma constante, mientras que los otros médicos los perdían.

Magnetismo animal

En una gran tina de madera que medía cinco pies de largo por un pie de profundidad y que contenía agua, así como objetos y varillas de metal que sobresalen parcialmente, Mesmer creó el formato para la adoración en grupo. La gente agarraba estos palos y los acercaba a los órganos enfermos.

Luis XVI recibió quejas de algunos de sus colegas de que estaba engañando a sus pacientes y nombró una comisión para que llevara una investigación acerca de este asunto. Entre los miembros de la Academia de Medicina que escribieron el informe estaban el químico Lavoisier, el astrónomo Jean Cilan Bailly, el botánico Jean Pierre de Jussieu y Benjamin Franklin.

El comité recibió instrucciones de limitar su búsqueda de evidencias físicas para apoyar o refutar la teoría de Mesmer. El resultado más obvio del magnetismo animal fueron los ataques violentos, que ocasionalmente aparecían como espasmos insoportables. El objetivo final era seguir tratando a la paciente hasta que estuviera completamente desmagnetizada.

La comisión nunca investigó a propósito si los tratamientos de Mesmer funcionaron, que era el mayor defecto de la teoría. Su fluido universal también carecía de definiciones físicas. El jurado determinó que el magnetismo animal no existía porque no había electricidad ni magnetismo en la bañera de Mesmer, que funcionaba por medio de electromecánica y agujas.

Declive

Tras mudarse a Alemania a la edad de 81 años, esto marcó el declive de Mesmer. El médico escocés James Braid fue el primer médico en realizar un estudio científico del mesmerismo después de esto. Después de ver una demostración en una feria en 1841, desarrolló un interés por el mesmerismo.

Con el mesmerismo fuera de escena, asumió que el sueño hipnótico era subjetivo y que nada o ninguna sustancia vital había sido transferida del médico al paciente. Reflexionó sobre la posibilidad de que su fijación por un objeto inanimado brillante le hubiera hecho soñar. Como reemplazo del mesmerismo, acuñó el término «Hipnosis».

John Elliotson, quien publicó un folleto en 1843 titulado Numerosos casos de operaciones quirúrgicas sin dolor en el estado mesmérico, fue la primera persona en usar la Hipnosis durante los procedimientos quirúrgicos. Mesmer se vio obligado a dejar su puesto como profesor de medicina en la Universidad de Londres debido a las opiniones que se tenían sobre él.

James Esdaile, un cirujano escocés que trabajaba en la India como empleado de la Compañía de las Indias Orientales, realizó extensos experimentos con los pacientes indios que debían operar en el Hospital Messmeric de Calcuta dos años después, en 1845. Un relato de 261 operaciones indoloras realizadas en Bengala mientras el paciente estaba bajo Hipnosis.

De vuelta en su país natal, trató de usar anestesia hipnótica, sin el más mínimo éxito, del cual dedujo que el paciente europeo, más poseído, no reaccionó al sueño hipnótico como el indio sugestionable. Al reemplazarlas por prácticas lógicas y científicas, el avance científico, la investigación y la experimentación controlada asestaron a estas prácticas su último golpe mortal.

Anestesiologia y magnetismo animal en la españa del siglo xix.

La base científica de esta corriente terapéutica la aporta la medicina, en particular la anestesiología española. En la actualidad está iniciando un proceso de institucionalización como especialidad separada de la cirugía.

Florencio Delgado se vio impulsado por la difusión de esta noticia en España al presentar su tesis médica sobre el magnetismo animal en la Academia de Medicina y Ciencias de Sevilla en 1786, y al año siguiente a publicarla. Su artículo se dividió en 23 capítulos concisos organizados en tres secciones.

La explicación del magnetismo animal, que se basa en la existencia de un fluido magnético universal, ocupó la mayor parte de la primera sección. En la segunda sección, se explicó cómo se puede usar el magnetismo de dos maneras diferentes, incluido el tratamiento de varios pacientes a la vez mientras se intenta cambiar el fluido magnético de los objetos en una persona y en un grupo de personas en la bañera.

Valoró las cualidades terapéuticas en el tercer apartado. Al final, Delgado llegó a la misma conclusión que el comisionado francés:

No había forma de demostrar la existencia del fluido magnético, y los efectos curativos informados por los pacientes eran producto de su imaginación.

Conclusión

Las traducciones en español de las obras francesas llevaron la noticia de esta etapa del magnetismo, que Mariano Cub y sus alumnos Pers y Ramona hicieron eco, agregando un prólogo y comentarios al manual.

Para los pioneros en medicina forense y psiquiatría Pedro Mata y Fontanet, el tema nunca fue olvidado. En su libro Los estados intermedios de la razón humana de 1857, Mata aborda el tema del sonambulismo artificial. Él cree que es su imaginación la que realmente induce el trance y obliga al sujeto a someterse a la voluntad del magnetizador.

Una de las primeras aplicaciones médicas del magnetismo, junto con el uso del éter para operaciones, fue para el tratamiento del dolor. El Boletín de Medicina, Cirugía y Farmacia publicó las primeras noticias sobre el uso del magnetismo animal como anestésico, informando sobre una de las conocidas demostraciones de Lafontaine que producía fenómenos de anestesia y telepatía en sus actuaciones.

Jorge Juan Roca Jorge Juan Roca (112 Posts)


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *