La memoria: Permanencia y olvido

Escuela EOH

Durante siglos, el mundo ha sido cautivado por los conceptos de la memoria y olvido. Si bien ha habido algunos descubrimientos innovadores en los últimos 100 años, todavía hay muchas preguntas sin respuesta. Sin embargo, podemos sacar algunas conclusiones inesperadas de algunas de estas piezas.

Por ejemplo, es bien sabido que se requiere la síntesis de proteínas para almacenar permanentemente cualquier evento en la memoria. Se vuelve imposible recuperar la memoria potencial más tarde si esto se inhibe porque se impide la consolidación de la memoria. Por lo tanto, la consolidación es un paso necesario para que un recuerdo se almacene permanentemente en la memoria a largo plazo.

Aunque el mecanismo por el cual la síntesis de proteínas ayuda en el almacenamiento de la memoria no se comprende completamente, se sabe que fijar y consolidar los recuerdos requiere la síntesis de proteínas.

Todo lo que experimentamos todos los días, lo que vemos, oímos y sentimos, implica la producción de nuevas proteínas en nuestras neuronas que, de alguna manera, nos permiten recordar esas experiencias más adelante.

Consolidación de la memoria

Investigaciones recientes han demostrado que recordar un evento provoca una nueva consolidación de la memoria asociada a él. No se trata de crear una memoria nueva, sino de reestructurar o reconstruir la memoria existente, lo que exige una vez más la síntesis de proteínas.

Esto es muy intrigante; cada vez que recordamos algo, nuestra memoria se actualiza y se reconstruye. Recordar recuerdos puede implicar conexiones con el cuerpo de conocimiento actual del sujeto. En cualquier caso, esta reconsolidación de la memoria significa que cuando se recuerda algo, solo se recuerda la actualización más reciente en lugar del evento original.

Nader y cols mostraron que la prevención de la síntesis de proteínas durante el recuerdo hizo que las ratas perdieran su capacidad para recordar experiencias previas. La inhibición de la síntesis de proteínas durante el proceso de reconsolidación de la memoria parece hacer que los recuerdos sean más maleables, lo que permite cambiarlos o incluso borrarlos.

El proceso de reconsolidación de la memoria ha sido objeto de numerosos estudios gracias a este descubrimiento pionero.

Además, Monfils y cols llevaron a cabo una investigación fascinante en mayo de 2009 describen un método que puede lograr el mismo resultado sin el uso de drogas; este método logró que las ratas olvidaran un comportamiento de miedo utilizando solo señales de comportamiento. Describen un procedimiento sencillo y extraño.

Con frecuencia, las ratas se someten primero a un procedimiento de aprendizaje clásico que conecta un estímulo neutral con un estímulo desagradable. Las ratas eventualmente exhiben comportamientos de evitación relacionados con el miedo tan pronto como notan un sonido o una luz después de enterarse de que una descarga eléctrica viene después de esos estímulos.

Se utiliza un procedimiento de extinción para conseguir que una rata deje de aprender este miedo. Este procedimiento consiste en reproducir un sonido o una luz varias veces sin dejar que el animal se descargue después. En este escenario, la rata descubre que el sonido o la luz ya no son seguidos por una descarga, lo que da como resultado la producción de una nueva memoria que sobrescribe la anterior.

Proceso de extinción

Como se mencionó anteriormente, el proceso de extinción crea nuevos recuerdos en lugar de eliminar los recuerdos anteriores. Esto se debe a que el primer recuerdo relacionado con el miedo todavía está en la memoria, por lo que apagar la máquina no garantiza que las ratas dejen de asustarse cuando escuchan sonidos o ven luces.

Hicieron esto dando a las ratas una respuesta de miedo justo antes de una típica sesión de extinción; las ratas solo fueron expuestas una vez al estímulo neutro y al posterior estímulo aversivo, justo antes de la sesión de extinción. Al activar la memoria que querían cambiar, en este caso el miedo, se desencadenó la reconsolidación de la memoria de las ratas.

Como resultado, la memoria de la rata de los eventos que le enseñaron a temer el estímulo neutral se volvió frágil, y la subsiguiente sesión de extinción logró cambiar la memoria original borrándola o sustituyéndola. En cualquier caso, las ratas no vuelven a sobresaltarse con sonidos o luces después de someterse a este procedimiento, lo que asegura el olvido.

Resultados similares, esta vez en humanos, se describieron en un estudio que se publicó en diciembre de 2009. Schiller y cols entrenaron a voluntarios sanos para que reaccionaran con miedo, y luego los sometieron a una sesión estándar de extinción. La recuperación espontánea del miedo se evaluó 24 horas después de esta sesión.

Como era de esperar, ya pesar de la sesión de extinción, los sujetos permanecieron asustados cuando se expusieron al estímulo condicionado que les provocó el miedo. Los voluntarios aún respondían al estímulo con miedo espontáneo un año después del experimento.

Sin embargo, estos grupos de voluntarios exhibieron un comportamiento diferente. Veinticuatro horas después de su primera experiencia, e incluso un año después, no tenían miedo. Este procedimiento estimulante se repitió una vez para este grupo solo 10 minutos antes de la sesión de extinción.

Un período de ventana

Un período de tiempo durante el cual la memoria no puede verse afectada, parece existir para el proceso de reconsolidación de la memoria. La respuesta de miedo persistió cuando el recuerdo de la respuesta de miedo tuvo lugar seis horas antes de la sesión de extinción.

Sin embargo, la memoria se volvió maleable y lábil 10 minutos antes de la sesión de extinción. Haciendo que la subsiguiente sesión de extinción fuera efectiva para sacarlo de su miseria. Schroer y cols también pudieron mostrar la especificidad de la eliminación de la memoria.

A través del condicionamiento simultáneo de dos estímulos, el miedo solo fue erradicado con éxito en el caso del estímulo evocado diez minutos antes del programa de extinción. Con el otro estímulo, que se presentó fuera de la ventana de reconsolidación, se logró recuperar el miedo. Estos hallazgos implican que la reconsolidación de la memoria en humanos es un proceso que podría permitir la modificación terapéutica de la memoria.

La conclusión del ensayo de Rossi, que hace referencia al trabajo de Nader y cols afirma que esta propuesta sirve de base para muchas estrategias psicoterapéuticas:

«Sin embargo, la mayoría de los paradigmas psicoterapéuticos de los últimos siglos. Desde la Hipnosis y el psicoanálisis clásico a las terapias cognitivas y conductuales, involucran una combinación de los mismos dos pasos del proceso que es la esencia del diseño de investigación para la psicoterapia».

La memoria y la terapia

Una fuerza impulsora central en la psicoterapia clásica y contemporánea implica a menudo la reactivación de viejos recuerdos traumáticos. Seguida inmediatamente por alguna forma de terapia diseñada para curar la herida de alguna manera.

En muchas ceremonias chamánicas y de curación espiritual tradicionales. Esta dinámica de dos etapas ha sido evidente durante mucho tiempo. Con la primera etapa de un intenso despertar emocional seguido de un rito de iniciación.

El proceso creativo de 4 etapas se basa psico-biológicamente en este proceso de dos pasos de activación y relajación. Cada acceso se conoce como un reencuadre en la jerga utilizada por los psicoterapeutas modernos. En otras palabras, cada vez que se recupera un recuerdo, automáticamente cambia o se reencuadra.

A nivel molecular de la expresión génica y la síntesis de proteínas, esta investigación proporciona una sólida validación experimental de esta experiencia psicoterapéutica. Derbyshire y cols demuestran que la percepción del dolor real provocado por un estímulo nociceptivo difiere de la percepción del dolor imaginado. Pero es equivalente a la percepción del dolor irreal provocado por la Hipnosis en un artículo reseñado en este mismo número de Hipnológica.

Más bien, una de las posibilidades terapéuticas de la Hipnosis radica en su capacidad para generar percepciones equivalentes a percepciones reales. Por lo tanto, revivir hipnóticamente un evento traumático puede permitir que su memoria se actualice y reconstruya, eliminando potencialmente el componente emocional e incluso los mecanismos autónomos asociados con él.

Conclusión

Se necesitarán más investigaciones para confirmar o refutar estas afirmaciones y generalizar los experimentos de Schiller y cols a entornos clínicos más complejos. Sin embargo, los hallazgos de los estudios mencionados, así como la propia experiencia clínica, apuntan a la posibilidad de probar la realidad de la reestructuración de la memoria durante el trance.

En términos de memoria y olvido, como ya hemos mencionado, solo hemos podido juntar algunas piezas del rompecabezas. Sin embargo, el universo de las posibilidades terapéuticas que se vislumbran llega a apoyar sustancialmente el trabajo de numerosos investigadores que se atrevieron a desafiar el estatus en varios puntos de la historia de la ciencia.

Jorge Juan Roca Jorge Juan Roca (168 Posts)

Soy un experto en hipnosis clínica y psicología con una destacada carrera profesional. Desde 1991, tengo un doctorado honoris causa en Hipnosis Clínica y soy profesor titular en la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), España, donde también me licencié cum laude. Trabajo en la Consejería de Sanidad Pública de Valencia y presido varias organizaciones, incluida la Federación Internacional de Asociaciones de Hipnosis Clínica (FIAHC) y la revista Hipnosis Magazine. Tengo un doctorado en Psicología Clínica (USA, registro UD82290PS91507) y soy especialista en adicciones, diagnóstico clínico, y terapias alternativas. He escrito 34 libros sobre Hipnosis Clínica y soy director en EOH. Además, administro HPsis Hipnoterapia Clínica SL y Jorge Juan Producciones SL. Formo parte de la Sociedad Internacional de Hipnosis Clínica (SIHC), el Consejo Latinoamericano de Hipnoterapeutas, y el Institute of Professional Psychologists. Soy un psicoterapeuta reconocido internacionalmente y conduzco el programa "La Salud esta tarde" en Radio COPE. Para más información, visita mi perfil en LinkedIn, también conocido como Joan Luz.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *