Hematofobia

Escuela EOH

Se conoce como hematofobia, aquella sensación de miedo, acompañada de comportamientos que conllevan a huir, escapar o evitar lugares, acontecimientos u objetos que tienen que ver con imágenes sangrientas, con agujas o heridas, teniendo un historial de desmayos en el 80% de los casos.

Este miedo, prevalece en un 31% y está comprobado que ocasiona un fuerte impacto en la vida humana. En tal investigación, se hallan los más importantes estudios que tienen que ver con los desmayos y con los tratamientos de más eficiencia en este ámbito.

La hematofobia se define como el miedo intenso y la aversión hacia situaciones relacionadas con la sangre, agujas o heridas.
La hematofobia se define como el miedo intenso y la aversión hacia situaciones relacionadas con la sangre, agujas o heridas.

De esta manera, estos fueron los grupos que se conformaron:

El papel de la hiperventilación, la vulnerabilidad al asco y la tendencia atencional. De igual forma se estudiaron los procedimientos más eficaces. El tipo de fobia conformado por conductas de evitación, escape, miedo a ver sangre, agujas o heridas, además del temor a desmayarse. Autores como Marks en 1991, le da la relevancia al miedo al que la persona es expuesta. Por otro lado, el temor a la sangre es similar a otros tipos de fobia, como se puede observar en el DSM IV TR.

Es conocida como la fobia específica más frecuente en los trastornos de ansiedad.

Del 31% al 41%, se da su tasa de subsistencia, gracias a los autores Sylvester, Oliveau y Agras, en el año 1969; Eaton y Bienvenu, en 1998; además de Costello, en el año1982; y en 1987, Sterner y Ost. Comúnmente, el comienzo de esta fobia se da en la niñez, cerca de los 7 años, donde la mayoría de los casos presentan antecedentes familiares entre el 70% al 80%.

Casi todos los autores concuerdan en que este tipo de fobia se halla comúnmente en mujeres y niños.

Como se ha mencionado, el miedo a lo relacionado con la sangre tiene en común con otras fobias, la evitación, la huida, imágenes visuales violentas, entre otras.  Además, es caracterizado por adelantarse a consecuencias negativas, empleando así el término «ansiedad anticipatoria». Pero lo más conocido es el modelo de reacción corporal, que tiene lugar cuando se presenta el estímulo físico.

Se le llama respuesta bifásica a esta pauta, ya que se compone de dos fases: en la primera, se acelera el ritmo cardiaco, además de la presión arterial y la respiración.  En la otra fase, por el contrario, descienden estos parámetros, produciendo mareo en la persona, seguido de desmayo.

Este tipo de fobia conlleva problemas en la educación, la carrera, la familia.

Método

Es notable el impacto e importancia que tiene la intervención psicológica en los casos de hematofobia. De esta manera, este artículo busca dos objetivos:
Analizar las variables implicadas en el origen y en la conservación del problema.
Detallar los estudios sobre los métodos de tratamiento empleadas en la participación y la eficiencia de cada uno.
De esta manera se estudiaron las investigaciones más importantes de esta área. Se incluyeron criterios como: a) Manejar directamente la fobia y la sangre. b) Acceder por completo al documento o al resumen en español e inglés.
Ya que la totalidad de los artículos era manejable, en este estudio teórico se optó por tomar aquellos que tratarán de forma directa la fobia y la sangre.

Resultados

1. Implicaciones en el origen y conservación de la problemática

Su primer objetivo se basó en los análisis y las intervenciones en el origen y mantenimiento de esta fobia.

Fue hasta la llegada del estudio de Kabler, Lunsford y Graham, en el año 1961, que se conocieron los procesos seguidos al desmayo. Quienes dieron solución a la controversia, llegando a señalar la respuesta bifásica.

De esta forma, la hipótesis con mayor aceptación actualmente es la siguiente: en la situación en donde se exponga al estímulo que teme, aparecería un aumento notable en la activación del sistema nervioso simpático y, a continuación, descenderán bruscamente estas variables (respuesta bifásica).

De esta forma, al activarse el sistema nervioso parasimpático, se dilata la parte periférica de los vasos sanguíneos, llegando a disminuir la cantidad de oxígeno del cerebro.

A partir de lo anterior, hay una serie de teorías que buscan explicar las causas precisas del desmayo, y se pueden agrupar en tres líneas de investigación:

2. Relación entre el miedo a la sangre y la vulnerabilidad al asco

La sensación de asco es una reacción ante diversos estímulos. Esta investigación se conforma por dos posturas: la primera esta de acuerdo con la relación entre los problemas de la fobia a la sangre y la sensación de asco, y la otra por el contrario no acepta esa relación.

b) Importancia de la hiperventilación

La principal causante de esta variable es la carencia de regulación de los ciclos respiratorios. La hiperventilación es un medio bastante útil, que puede llegar a aliviar la molestia del inicio, luego de presentarse el estímulo de fobia.

c) El papel del sesgo atencional

Es la más reciente variable de investigación acerca de la hematofobia. Y se entiende como la tendencia de una persona a enfocar su atención ante estímulos amenazantes.

d) Técnicas de tratamiento

Como segundo objetivo se tiene el analizar la información de los procesos avalados experimentalmente y comprobar así, su eficiencia frente a la hematofobia. Estos estudios se agruparon de la siguiente manera:

e) Técnicas conductuales

Prevenir reacciones es una de las formas de recibir tratamiento en la hematofobia, ya que con ello se logra disminuir conductas de escape y se promueven beneficios fisiológicos y cognitivos.

Otras técnicas.

La desensibilización por movimientos oculares sido probada con éxito tanto en adultos como en niños. La presión cardíaca no obtuvo cambios de importancia, mientras que el miedo disminuyó según los mismos pacientes y los resultados del informe EMDR.

Discusión y conclusiones

El tema de la hematofobia presenta diversos problemas basados en el área metodológica, a su vez en el momento de buscar un tratamiento adecuado.

Así, se evaluaron estas implicaciones en relación al origen y conservación del miedo a la sangre, y éstas fueron las conclusiones:A pesar de que hay estudios que afirman que la sensación de asco no puede ser causante del desmayo, hay otros estudios que defienden esta postura, pero aun así no son suficientes para concluir el tema.
Es recomendable profundizar en cuanto al estudio de la hipervigilancia y de igual manera, es correcto incluir la experiencia de procedimientos enfocados en manejar las reacciones de la desregulación.

Debido a que el estudio no cuenta con aval en lo referente a la tendencia atencional, este sería el punto de partida para un nuevo proyecto investigativo. De tal manera, pautas como la Hipnosis o la elección forzada lograrían mejorar la tendencia sistemática de las personas.

Las fuentes con mejor eficacia para tratar el miedo a la sangre son: la TA y la exposición en vivo. Así, son los tratamientos con mejores resultados actualmente, empleando estos dos procedimientos.

Para concluir, se hallaron ciertos problemas en el procedimiento, tales como: pocas muestras, falta de experiencias duplicadas independientes del grupo  Ost, demasiada heterogeneidad y exceso de métodos en base al enfoque teórico.

Por lo tanto, es indispensable para futuras investigaciones, profundizar mejor el tema, y descubrir así las variables que permitan explicar la variabilidad de los resultados, esclareciendo el papel de los procesos que involucran tensión, trabajando con muestras homogéneas hallando así las técnicas más eficientes

Jorge Juan Roca Jorge Juan Roca (168 Posts)

Soy un experto en hipnosis clínica y psicología con una destacada carrera profesional. Desde 1991, tengo un doctorado honoris causa en Hipnosis Clínica y soy profesor titular en la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), España, donde también me licencié cum laude. Trabajo en la Consejería de Sanidad Pública de Valencia y presido varias organizaciones, incluida la Federación Internacional de Asociaciones de Hipnosis Clínica (FIAHC) y la revista Hipnosis Magazine. Tengo un doctorado en Psicología Clínica (USA, registro UD82290PS91507) y soy especialista en adicciones, diagnóstico clínico, y terapias alternativas. He escrito 34 libros sobre Hipnosis Clínica y soy director en EOH. Además, administro HPsis Hipnoterapia Clínica SL y Jorge Juan Producciones SL. Formo parte de la Sociedad Internacional de Hipnosis Clínica (SIHC), el Consejo Latinoamericano de Hipnoterapeutas, y el Institute of Professional Psychologists. Soy un psicoterapeuta reconocido internacionalmente y conduzco el programa "La Salud esta tarde" en Radio COPE. Para más información, visita mi perfil en LinkedIn, también conocido como Joan Luz.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *