Dolor crónico tratamiento con Hipnosis

Escuela EOH

Tradicionalmente, la Hipnosis ha sido objeto de críticas por parecer poco científica y asociarse a prácticas esotéricas o de entretenimiento. Sin embargo, en los últimos años se han llevado a cabo estudios empíricos que demuestran que la Hipnosis tiene un efecto neurofisiológico y puede ser efectiva en el tratamiento del dolor crónico y otras afecciones.

El dolor crónico puede generar ansiedad, disminuir la actividad del paciente y afectar su calidad de vida.

La definición de la Hipnosis por la Asociación Psicológica Americana (APA) en 1993 establece que es:

«Un conjunto de procedimientos que crean un contexto que facilita el cumplimiento de las sugestiones en ciertas personas».

Montgomery y Schnur amplían esta definición indicando que el paciente puede experimentar cambios en sensaciones, percepciones, cogniciones o en el control de conductas motoras durante la Hipnosis.

Asimismo, estos autores identifican seis mitos relacionados con la Hipnosis:

  1. El papel del paciente es pasivo
  2. Las personas bajo Hipnosis pueden perder el control sobre sus acciones
  3. Cuando la persona se sentirá diferente
  4. La persona no puede salir del trance cuando lo desee
  5. Pacientes que tendrán amnesia post-hipnótica después de una sesión
  6. En algunos casos, Hipnosis solo funciona en pacientes con alta sugestionabilidad.

Hipnoterapia para el dolor crónico

Antes de la primera sesión de Hipnosis, es esencial presentar a los pacientes la técnica que se utilizará y educarlos en la Hipnosis. Eliminando así los mitos y miedos posibles y explicando su grado de eficacia, según Montgomery y Schnur. La Hipnosis se ha redescubierto como una técnica terapéutica que amplifica la eficacia de otros tratamientos. Especialmente farmacológicos, gracias a muchas aportaciones y estudios.

El dolor crónico es el resultado de la interacción de componentes sensoriales, cognitivos y afectivos, siendo el componente psicológico influyente en las respuestas fisiológicas y en las estrategias de afrontamiento del dolor.

El dolor crónico puede generar ansiedad, disminuir la actividad del paciente y afectar su calidad de vida. La adición de la Hipnosis a los tratamientos habituales mejora significativamente su eficacia, según metaanálisis realizados sobre el tema. Un estudio de Montgomery mostró que el uso de la Hipnosis como tratamiento del dolor benefició a un 75% de los pacientes respecto al grupo control.

La Hipnosis ha demostrado ser especialmente efectiva en el tratamiento del dolor, también conocido como hipnoanalgesia. En un estudio realizado por Castel con pacientes diagnosticados con fibromialgia, se compararon tres condiciones experimentales: Hipnosis con sugestiones de relajación, con sugestiones analgésicas y relajación sin Hipnosis.

Los resultados indican que la Hipnosis con sugestiones analgésicas tiene un mayor efecto en la intensidad del dolor y en la dimensión sensorial del mismo que la Hipnosis con sugestión de relajación. Además, se observó que la Hipnosis con sugestiones de relajación no es más efectiva que la relajación sin Hipnosis.

Métodos de relajación e Hipnosis

Los autores señalan que la efectividad de la sugestión en el control del dolor depende del contenido de la misma, y que algunas sugestiones son más efectivas que otras. Sin embargo, es difícil distinguir entre la Hipnosis y otros métodos de relajación porque todos incluyen componentes de relajación y focalización de la atención, y no se han observado diferencias empíricas entre ellos.

En el estudio de Castel, la diferencia entre la Hipnosis con sugestiones de relajación y la relajación sin Hipnosis se debió a que los participantes de la Hipnosis visualizaron una imagen. Mientras que los participantes de la relajación se centraron en las sensaciones corporales de relajación y respiración. Los autores sugieren que la ausencia de diferencias en los resultados se debe al uso de sugestiones exclusivamente afectivas en ambas condiciones.

Sala ha confirmado que la Hipnosis Clínica produce cambios fisiológicos en el paciente que pueden ser observados mediante técnicas de neuroimagen (SPECT, PET) y de electrofisiología (EMG, EEG, PEC, etc.).

Moix sugiere que la Hipnosis se utiliza para reducir el dolor crónico, las respuestas emocionales de ansiedad y depresión, y aumentar la actividad física. La Hipnosis se utiliza como una técnica dentro del tratamiento cognitivo-conductual. Esto, con el objetivo de que los pacientes aprendan a responder a las sugestiones y puedan aplicar esa sensación de analgesia no estando bajo Hipnosis.

Sin embargo, no está claro cómo funciona la Hipnosis para reducir el dolor. Moix presenta tres hipótesis, pero ninguna de ellas resulta una explicación satisfactoria. La prohibición de la Hipnosis en la sanidad pública y la falta de recursos para la formación en Hipnosis en el contexto universitario en España limita la investigación sobre la Hipnosis en este país.

Mala praxis en pacientes con dolor crónico

La falta de formación y el mal uso de la Hipnosis puede conducir a una cierta iatrogenia. Aunque la investigación sobre la Hipnosis en España comienza a desarrollarse todavía hay obstáculos que superar. Unos de estos son la Administración que estipula un tiempo límite para cada sesión y la industria farmacéutica que podría ser afectada por la efectividad de la Hipnosis en la reducción del uso de fármacos para tratar el dolor crónico.

Montgomery y Schnur proponen tres áreas importantes de investigación para el uso de la Hipnosis:

Estudios sobre los cambios cerebrales asociados a la Hipnosis, estudios sobre los mecanismos psicológicos de los efectos hipnóticos y, por último, estudios de costo-beneficio.

Además, es fundamental avanzar en la definición del tratamiento más adecuado para cada paciente en particular. Lo que resulta aún más importante en el caso del dolor crónico. Ya que estos pacientes suelen padecer alteraciones emocionales y presentan una alta comorbilidad con trastornos de ansiedad, problemas de pareja, disfunciones sexuales, entre otros.

Según los resultados de diversas investigaciones en este ámbito, estamos de acuerdo con Barber en la distinción entre los beneficios que la Hipnosis por sí sola puede aportar al paciente y el uso de la Hipnosis integrada en un tratamiento psicológico multimodal para el dolor crónico.

Es más probable que se obtengan beneficios duraderos a través de una intervención interdisciplinaria que incluya talleres psicoeducativos sobre la patología para pacientes y familiares, intervenciones psicológicas familiares e individuales con el uso de técnicas terapéuticas adaptadas al paciente, y por último, un tratamiento médico adecuado.

Jorge Juan Roca Jorge Juan Roca (168 Posts)

Soy un experto en hipnosis clínica y psicología con una destacada carrera profesional. Desde 1991, tengo un doctorado honoris causa en Hipnosis Clínica y soy profesor titular en la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), España, donde también me licencié cum laude. Trabajo en la Consejería de Sanidad Pública de Valencia y presido varias organizaciones, incluida la Federación Internacional de Asociaciones de Hipnosis Clínica (FIAHC) y la revista Hipnosis Magazine. Tengo un doctorado en Psicología Clínica (USA, registro UD82290PS91507) y soy especialista en adicciones, diagnóstico clínico, y terapias alternativas. He escrito 34 libros sobre Hipnosis Clínica y soy director en EOH. Además, administro HPsis Hipnoterapia Clínica SL y Jorge Juan Producciones SL. Formo parte de la Sociedad Internacional de Hipnosis Clínica (SIHC), el Consejo Latinoamericano de Hipnoterapeutas, y el Institute of Professional Psychologists. Soy un psicoterapeuta reconocido internacionalmente y conduzco el programa "La Salud esta tarde" en Radio COPE. Para más información, visita mi perfil en LinkedIn, también conocido como Joan Luz.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *