Beneficios de la Hipnosis: Aplicación y eficacia

Escuela EOH

Según varias revisiones meta-analíticas, se ha demostrado en múltiples ocasiones que los beneficios de la Hipnosis para tratar una amplia variedad de trastornos que afectan a los pacientes, tanto física como psicológicamente. A pesar de su eficacia demostrada, existen muchas concepciones erróneas sobre la Hipnosis, lo que puede estar limitando su uso en detrimento de los pacientes.

Se puede emplear los múltiples beneficios de la Hipnosis para diversas situaciones.
Se puede emplear los múltiples beneficios de la Hipnosis para diversas situaciones.

La Hipnosis y sus aplicaciones

En la etapa inicial de la Hipnosis, el terapeuta utiliza visualizaciones y otros métodos relajantes para conducir al paciente hacia un estado de relajación y receptividad. Lo que facilita la aplicación de las sugestiones terapéuticas. La Hipnosis se lleva a cabo en dos fases:

La fase de inducción y la fase de aplicación de sugerencias terapéuticas.

Es fundamental mencionar que estar dispuesto a recibir las sugestiones terapéuticas durante la Hipnosis no implica que el paciente se vuelva vulnerable de alguna forma. Por el contrario, puede estar más dispuesto a colaborar con el proceso hipnótico.

Existen diversas técnicas de inducción hipnótica, incluyendo algunas que implican actividad física, como, por ejemplo, pedalear en una bicicleta estática. Estas técnicas también han demostrado ser efectivas en la inducción de estados hipnóticos.

El modelo de inducción descrito previamente es ampliamente utilizado y puede ser modificado para adaptarse a diversas situaciones clínicas, con sugestiones específicas que buscan el beneficio del paciente.

¿En donde se puede emplear la Hipnosis?

Se puede emplear los múltiples beneficios de la Hipnosis para diversas situaciones. Por ejemplo, para inducir energía y vitalidad en pacientes que padecen depresión o fatiga, estimular el apetito en aquellos que experimentan aversión hacia la comida, o bien, reducir el dolor en pacientes que han sido intervenidos quirúrgicamente.

Los pacientes suelen tener temores y concepciones erróneas acerca de la Hipnosis, muchas veces influenciados por lo que han visto o leído en los medios populares como la televisión o espectáculos de entretenimiento.

En estos medios, se muestra la Hipnosis como una herramienta capaz de manipular la mente, recuperar memorias olvidadas y, en algunos casos, incidir en la conducta delictiva. Por lo tanto, es esencial desde una perspectiva clínica y ética educar al paciente acerca de la Hipnosis, disipar los mitos, desmitificarla y abordar cualquier posible miedo antes de la primera sesión. De manera similar a cómo se presenta cualquier intervención médica o psicológica a los pacientes.

Existen varios mitos sobre la Hipnosis que los pacientes suelen tener, como la idea errónea de que la Hipnosis es un medio para controlar la mente o inducir comportamientos delictivos. Por esta razón, es importante educar a los pacientes sobre la verdadera naturaleza de la Hipnosis, cancelar el procedimiento y discutir sus posibles temores antes de la primera sesión.

Es frecuente que los pacientes piensen que la Hipnosis es algo que se les realiza en lugar de una experiencia en la que deben involucrarse de manera activa. El hipnotizador no puede controlar al paciente y la colaboración activa del paciente es esencial para lograr los resultados deseados.

Otros mitos, como la idea de que los pacientes no pueden salir de la Hipnosis o que no recordarán nada después de la sesión, también son erróneos.

Los beneficios de la Hipnosis

En la actualidad, la Hipnosis sigue siendo objeto de constante evolución y dinamismo en el campo de la investigación. Donde se emplea en conjunto con otros tratamientos para aliviar tanto los síntomas físicos como psicológicos. Evidenciando su eficacia como herramienta para mejorar la calidad de vida de diversos pacientes.

La Hipnosis se ha empleado con gran eficacia en personas con múltiples perturbaciones tales como el cáncer, problemas del corazón, intervenciones quirúrgicas, dificultades intestinales, trastorno de estrés postraumático, ansiedad, fobias y problemas de sobre peso.

La literatura existente sobre la eficacia de la Hipnosis sugiere que su efectividad es mayor en el alivio del dolor, lo que se conoce como hipnoanalgesia. En estudios tanto clínicos como experimentales, la Hipnosis ha demostrado reducir y en algunos casos eliminar el dolor.

Aunque los resultados más sólidos se han encontrado en el contexto de dolor agudo, como el dolor postoperatorio. Cada vez hay más pruebas que sugieren que la Hipnosis también es eficaz para el manejo del dolor crónico.

Además del dolor, la Hipnosis también ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de otros síntomas físicos, como las náuseas en pacientes con cáncer sometidos a quimioterapia y en pacientes obesos, así como en el manejo de problemas psicológicos como ansiedad, malestar y depresión.

Sin embargo, estos son solo algunos ejemplos de la amplia gama de literatura disponible. Se recomienda a los lectores interesados en un tema específico que revisen la literatura relevante.

Áreas adicionales de investigación

Se están llevando a cabo investigaciones prometedoras en al menos tres áreas relacionadas con la Hipnosis. Primeramente, se están realizando estudios sobre los cambios cerebrales que ocurren durante la Hipnosis.

En segundo lugar, se están investigando los mecanismos psicológicos detrás de los efectos de la Hipnosis. Y, en tercer lugar, se están llevando a cabo estudios sobre la relación costo-efectividad de la Hipnosis como tratamiento complementario.

Debido al avance tecnológico la imagen cerebral, logrando conseguir más datos acerca las modificaciones cerebrales que están enlazadas con la Hipnosis y las sugerencias hipnóticas. Por ejemplo, se han encontrado cambios en el córtex cingulado anterior, el tálamo y el tallo cerebral ponto-mesencefálico asociados con la Hipnosis. Lo que sugiere una posible explicación neuronal para los efectos terapéuticos de la Hipnosis.

Sin embargo, estos estudios carecen de grupos control, se centran en participantes altamente sugestionables y tienen diseños de muestra pequeña, lo que hace que sea prematuro definir la Hipnosis según los cambios cerebrales observados.

Además, los mecanismos psicológicos de los efectos hipnóticos también se han estudiado desde diversas perspectivas, como la visión sociocognitiva de la Hipnosis y la teoría de la neo-disociación. Es fundamental investigar los correlatos neurológicos de los efectos hipnóticos, ya que se podría esperar encontrarlos, como ocurre con cualquier otra conducta.

Por lo tanto, los estudios sobre los cambios cerebrales asociados con los beneficios de la Hipnosis son de gran relevancia para comprender mejor los mecanismos subyacentes a esta técnica terapéutica.

Conclusión

Las terapias conductuales, como la Hipnosis, tienen la ventaja de no presentar efectos secundarios negativos, a diferencia de muchas terapias farmacológicas.

Después de que los pacientes aprenden la técnica de la Hipnosis, pueden aplicarla más adelante para tratar otros trastornos. Por ejemplo, un paciente que ha aprendido a usar la Hipnosis para controlar el dolor de espalda puede utilizarla posteriormente para controlar dolores de cabeza u otros tipos de dolor. Aunque los profesionales de la salud reconocen este efecto positivo, hay muy poca investigación al respecto en la literatura.

Además, un estudio reciente indicó que los pacientes continuaron utilizando la Hipnosis y obteniendo beneficios hasta cinco años después de la primera consulta.

Referencias

  • Bakke, A. C., Purtzer, M. Z., & Newton, P. (2002). The effect of hypnotic-guided imagery on Psychological well-being and immune function in patients with prior breast cancer. Journal of Psychosomatic Research, 53,
  • Bányai, É. I., Zseni, A., & Túry, F. (1993). Active-alert hypnosis in psychotherapy. En J. W. Rhue, S. J. Lynn & I. Kirsch (Eds.), Handbook of clinical hypnosis (pp. 271-290). Washintong, D. C: American Psychological Association.
Jorge Juan Roca Jorge Juan Roca (112 Posts)


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *